Mrv

Un blog donde podrás encontrar de todo


¿Qué son las válvulas de presión y vacío?

Valvula industrial

Dentro de la gran cantidad de elementos que podemos encontrar en el ámbito industrial y que conforman los mecanismos que aseguran el correcto funcionamiento de las máquinas y de sus procesos, la válvulas de presión y vacío tienen una finalidad esencial a la hora de proteger los tanques de los excesos de estos efectos. La instalación de estas válvulas en las líneas tanto de inhalación como de exhalación de estos depósitos es obligatoria en cualquier sistema que vaya a experimentar una circulación o contención de fluidos y que estos puedan ser sometidos a presiones excesivas o a vacíos que puedan derivar en una implosión o en la rotura del mecanismo que derive en un fallo global.

Estos sistemas de seguridad están diseñados de tal manera que la presión dentro del tanque se mantenga en función de los ajustes de presión y de vacío que hayan sido determinados en la válvula, controlando así el mecanismo para evitar incidentes. El diseño de estos dispositivos hace posible que funcionen de forma automática, regulando la presión al abrirse o al cerrarse.

Al ser un sistema de seguridad que tiene que estar presente en un gran número de equipos, existen diferentes tipos (de resorte o contrapeso), materiales y tamaños para que estas válvulas se adecuen a cada situación de la forma más eficaz posible. De esta manera, al elegir un tipo de válvula determinada pasaremos a fijar los intervalos de presión; hay que tener en cuenta la importancia del material de la válvula, ya deberá ser capaz de resistir la corrosión provocada por fluidos que pasarán a través del mecanismo. Por esa razón, además de encontrar diferentes tipos, observaremos la disponibilidad de estos elementos en materiales como el aluminio, el acero carbono o el acero inoxidable.

Las válvulas de presión y vacío sirven para aliviar la presión cuando los fluidos traspasan los límites, aunque también hay algunas que alivian la presión resultante de los fluidos cuando se ha producido un aumento de la temperatura. Son muchos los ejemplos que podemos encontrar del uso de estos mecanismos en el terreno industrial y, si bien normalmente se recomienda que la liberación de fluidos resultante de estos procesos se dirija al exterior, también es cierto que en muchas ocasiones, cuando se da la existencia de gases o líquidos perniciosos, estos van directos a contenedores especiales para evitar su expansión.

Precisamente, las válvulas de presión y vacío cierran herméticamente los tanques que contienen fluidos peligrosos: cuando se generan presiones internas, dejan salir los gases, igual que permiten la entrada de aire cuando se genera un vacío. En el caso de recipientes presurizados que no deben permitir la salida de gases al exterior (factores contaminantes o corrosivos), la válvula se encarga de ventear los fluidos a través de la presión a otra cañería mediante bridas de conexión. La regularidad con la que se producen estos mecanismos dependerá de la cantidad de producto que pase a través del conducto; de ahí la importancia de regular correctamente los ajustes de las válvulas para obtener su funcionamiento más óptimo.