Mrv

Un blog donde podrás encontrar de todo


Cómo ahorrar independientemente de tu situación financiera

Hace apenas unos días, el presidente del Gobierno de España Mariano Rajoy aconsejaba ahorrar a las familias españolas: “Desde los poderes públicos debemos incentivar el ahorro a largo plazo (…) que sirva como complemento de la pensión pública, para la educación de los hijos, un proyecto personal o superar cualquier revés que nos pueda traer la vida”. Sin embargo, ahorrar no es precisamente una costumbre o un hábito muy común entre los españoles. De hecho, según el INE, de cada 100 euros que quedan en los hogares después de impuestos, se destina poco más de seis al ahorro.

Pero lo cierto es que existe una parte considerable de españoles que no cuenta con mucho margen para ahorrar. Con esto nos referimos a los más de seis millones de personas que tienen un salario inferior al SMI, y de los más de dos millones de mileuristas: en total, casi ocho millones y medio de españoles que tienen poca o muy poca posibilidad de ahorro. Por ello, el comparador financiero y de préstamos con asnef WannaCash.es ha elaborado una serie de consejos y hábitos que cambiar para reducir el dinero gastado.

savings, money, annuity insurance, retirement and people concept - close up of senior woman hand putting coin into piggy bank

Ahorrar es posible, y según indica la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) es imprescindible pasar revista a tus costumbres cotidianas, cambiar algunos hábitos y hacer buenas elecciones. De esta manera, podrás ahorrar al año entre 2.500 y 3.000 euros. Así que vamos allá.

La cesta de la compra

Es un gasto prácticamente diario que se lleva aproximadamente un 20% de nuestro presupuesto familiar. Para ello: compra productos de temporada; elige el supermercado con mejor nivel de precios; anda con ojo con las ofertas del tipo 2×1 o 3×2, o envases ahorro puesto que, en ocasiones, la fecha de caducidad de estos productos es próxima y se acaba por tirar mucha comida a la basura.

Las facturas de suministros

Las tarifas poco adecuadas suelen ser la causa principal de un gasto excesivo en el consumo de electricidad. Así que revisa la potencia que tienes contratada y comprueba que realmente la necesitas. Es este caso si nunca te ha saltado el interruptor de control de potencia es probable que puedas arañar unos euros a tus facturas; plantéate cambiarte a la tarifa de discriminación horaria, ya que podrás ahorrar bastante dinero por la existencia de horas “valle” (desde las 22 horas hasta las 12; una hora más en verano), en las que la electricidad es más barata; usa los electrodomésticos de manera eficiente; evita el stand by; y revisa si puedes acogerte al bono social.

En tus facturas de teléfono e Internet

Todos los meses pagamos una factura en telecomunicaciones que puede llegar a ser bastante elevada. Actualmente las compañías suelen vender paquetes conjuntos de datos móviles, llamadas, Internet, televisión… Contrata solo lo que necesitas y no te dejes llevar por las compañías insistentes, ni por la última oferta que has escuchado. Compara las diferentes tarifas del mercado, sobre todo de operadoras low cost, puesto que hoy en día puedes elegir entre una gran cantidad de opciones y modificar una tarifa hasta adaptarla a ti, a tus necesidades y a tus hábitos de consumo.

Si tienes una tarifa de móvil antigua o de hace varios años, comprueba las condiciones actuales -incluso de tu propio operador- porque seguramente estés pagando más por peores condiciones.

En el banco

Busca una cuenta que no te cobre un porcentaje de los recibos domiciliados; elige una tarjeta sin comisiones por uso o mantenimiento; y cuando tengas ahorros, inviértelos bien y no caigas de nuevo en el consumo innecesario.

Con el coche

El transporte generalmente se lleva una buena parte de nuestro presupuesto. Por ello, compara las gasolineras de tu zona y escoge aquella que sea más barata; adopta prácticas de conducción eficiente para que el depósito de dure más; y revisa y compara las condiciones de tu seguro.

En definitiva, y como has podido comprobar, hay muchos aspectos de tu vida cotidiana en los que un cambio y una inversión de unas horas para investigar o comparar te pueden ahorrar cientos e incluso miles de euros al año. Actúa. Y no dejes para mañana lo que puedas hacer hoy.